VEO (SEPTEMBER POEM)

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

Veo

      pa

           sar

                an

                    te

                       mí

                           a

                             que

                                    llos

                                          ve

                                              ra

                                                  nos

                                                        len

                                                              tos

                                                                    de

                                                                         mi

                                                                              in

                                                                                  fan

                                                                                        cia

Yahorvanamilporhorasecuestradosporlavorágine

delavidamodernaenmanadaindividualista,

quesinoteapurasnotedasnicuentadequeundía

empiezacuandoelanteriorseacaba

engullidoporlarotaciónexpresa

delamismaTierraysuscircunstancias,

quevienenyvanentremuertesajenas

ypadecerespropiosqueparecennimios

cuandoloscomparamoscontantosufriiento,

queelotroladoexiste,brilla,

aunquenonosatrevamosamirarlodefrente,

porque flotan en el agua,

salada y densa,

fría y solitaria,

pulmones encharcados,

solidaridad perdida

en millones de metros cúbicos

que separan sin pretenderlo

su mundo y el nuestro;

y

mañana

vuelve el trabajo

a su ser,

y

  to

     do

         ad

             qui

                  ri

                    rá

                        su

                            in

                               na

                                   ta

                                       y

                                         te

                                            mi

                                                da

                                                    len

                                                         ti

                                                            tud,

                                                                   o

                                                                     tra

vez… vez… vez… vez… vez… vez… vez… vez… vez…  ¡VED!

(¿Besaremos a las madres que hoy les velarán?)

Ver la entrada original

Septiembre

Vuelta a la realidad,
a la ciudad que necesito
aunque ella ya no esté,
sólo sus cenizas.
Vuelta al comienzo de rutina,
matrículas
y a la estafa
de los libros de texto.
Vuelta al bullicio de una ciudad
de cielo gris y temperaturas
medias.
A los desayunos, meriendas,
comidas y cenas.
A la cárcel de los horarios y
a que, en menos de un par de meses,
los turrones estén ya a la venta,
amenazantes, insidiosos.
Vuelta a mi vida:
la que elijo y la que
me imponen.
El año, para mí,
comienza en septiembre.

Ablación

La suerte no debería haber jugado
con mi cuerpo.
No pude elegir dónde nacer
pero ahora, quiero elegir
cómo vivir.
Tú, no deberías decidir
qué hacer con mi cuerpo.
Nadie debería legislar
sobre mi cuerpo.
Por qué destrozar una parte
tan hermosa de mi cuerpo,
fuente de placer, de gozo…
Hacer que cada acto prodigioso
lacere mis entrañas de dolor.
Hacer cómplices a madres
asustadas y sumisas,
mujeres contaminadas de miedo.
Porque el miedo
es el grillete más seguro.
Mira mi sexo, si puedes,
amasijo informe de cicatrices.
Cómo puedes gozar
ante mi rostro crispado
por el dolor
Lo sé. Siempre lo he sabido.
Y tú también lo sabes.
Tienes miedo de mí, de nosotras,
de tu pequeñez,
de que no te necesite ni te requiera.
Tienes miedo de ti mismo,
pero es a mí a quien cercenas

La elección

Cerró la puerta despacio
con miedo de alertar
y ser engullida de nuevo
al espacio envenenado
de su rutina.
Bajó las escaleras ligera
de equipaje y esperanza.
Sólo pesaba la angustia
del futuro incierto
que comenzaba ahora mismo.
No fue el golpe en su mejilla
ni la pared acogiendo
su espalda dolorida y magullada,
sino el momento en que sintió
que la sonrisa era un gesto
que el espejo ya no le regalaba.
Lo hizo añicos y eligió
cuál de los trozos quería ser.