Trenes

Desde la estación,
a la intemperie,
mirando el compás
del movimiento de tus pies:
mecánico, independiente
de lo errático que bulle
en tus pensamientos.
Ninguno de esos trenes es el tuyo
y aún esperas una señal
que te indique
cuál es el viaje a iniciar,
dónde detenerte
y qué nuevo hogar te acogerá.

O quizá, quién sabe,

acabes formando parte

del mobiliario ,

momificado, hierático.

Descanso de palomas

y  compañía silenciosa

del viajero fugaz

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s